El Omega 3 nos ayuda a luchar contra la degeneración macular

Jesus L. Rodriguez

Todos sabemos que para mantenernos saludables es importante cultivas buenos hábitos, alimentarnos correctamente y hacer ejercicio regularmente. En numerosas ocasiones hemos hablado de la dieta que se debería seguir para darle a nuestro organismo todo lo que necesita. Además, también sabemos que para luchar contra determinadas enfermedades la alimentación es uno de nuestros mejores aliados. Algo así sucede con la degeneración macular.

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE), es una enfermedad que afecta la visión. Sucede cuando la mácula comienza a degenerar o deteriorarse. Esta es una capa amarillenta de tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo, en el centro de la retina, esta área proporciona la agudeza visual que permite al ojo percibir detalles finos y pequeños. Cuando la mácula no funciona correctamente, las áreas del centro del campo visual empiezan a perder nitidez.

Han habido varios estudios que analizan las posibles armas que tenemos para luchar contra esta enfermedad, una de ellas es el Omega-3, uno de los estudios ha demostrado que una dieta rica en aceites grasos, los cuales se encuentran presentes en pescados y mariscos pueden ayudar a proteger al organismo de la degeneración macular relacionada con la edad, un trastorno que provoca muchos casos de ceguera. En este estudio se observó que niveles altos de Omega-3 podría favorecer la salud ocular.

Se compararon casos de personas que acostumbraban a consumir al menos una porción por semana de pescaso o mariscos, y otros que casi no comían pescado. como resultado, se concluyó que estos últimos eran más propensos a padecer DMAE.

Por tanto, podemos concluir que el consumo de pescado no solamente nos ayuda a mantenernos saludables y nutre nuestro cuerpo con todo lo que este necesita, sino que además, es de gran ayuda a la hora ded prevenir enfermedades que vienen con la edad. Otra buena razón para incluirlo en nuestra dieta diaria.

El ácido graso omega 3, llamado DHA, es un importante componente estructural de la retina del ojo. Puede ayudar a prevenir la degeneración macular, que puede causar problemas de visión y ceguera.

En general se puede decir que los alimentos más ricos en ácidos grasos Omega-3 son el pescado y el marisco, aunque no son los únicos que lo contienen.  Los pescados azules, como el salmón, la sardina, el atún, la caballa o la trucha son los más aconsejables, junto con los mariscos como el cangrejo, las gambas o los mejillones. En cuanto a los vegetales, algunos los contienen en pequeñas cantidades, como las semillas de lino o las de chía, pero son las nueces los frutos secos más ricas en Omega-3.

Es importante incluir estos alimentos en nuestra dieta al menos un par de veces a la semana. Su ingesta nos proporcionará suficiente Omega-3 para aprovechar sus beneficios. No es, por tanto, necesario consumir suplementos de este nutriente cuando se come pescado azul un par de veces a la semana de manera habitual y se consume a diario fruta, verdura y aceite de oliva.

Articulos Relacionados

Deja un comentario