Diferencias entre caminar y correr

Jesus L. Rodriguez

Cuando de actividades físicas saludables se trata, existen diferentes alternativas, entre ellas caminar y correr, pero ¿cuál  es la diferencia? Es lo que vamos a descubrir en este artículo, ya que ambas son opciones fundamentales de ejercicios para adelgazar y mejorar la salud cardiovascular.

Muchas personas nos preguntan qué es mejor correr o caminar. La respuesta es: Depende. La decisión es personal y es necesario evaluar las ventajas y desventajas de cada uno de estos ejercicios para determinar cuál se adapta mejor a nuestras necesidades.

Tanto el correr como el caminar nos ayudan a:

  • Menos riesgo de desarrollar hipertensión
  • Mejorar nuestro colesterol
  • Menos riesgo de diabetes
  • Menos riesgo de enfermedad coronaria

Quema Calórica y Fatiga

Cuando se trata de perder peso, la diferencia en la quema calórica entre correr y caminar es evidente. Correr quema más calorías, aunque caminar resulta menos agotador. La cantidad de calorías quemadas está relacionada con la distancia recorrida, y sorprendentemente, caminar 10 km a buen paso es equiparable a un trote lento en la misma distancia.

Suavidad y Menos Tensión Muscular

Aunque ambas actividades comparten beneficios, caminar es considerablemente más suave que correr, evitando problemas musculares y tensiones que la carrera a pie podría ocasionar con pisadas más bruscas.

Cuerpo Atlético y Firmeza

La exigencia mayor de la carrera a pie resulta en un cuerpo más atlético y firme con práctica frecuente. Sin embargo, caminar aporta beneficios notables sin la misma intensidad.

Elección según Condición Física

Las personas con obesidad o sobrepeso significativo se benefician más de caminar a buen paso (5-6 km/h). Aquellas con algo de sobrepeso o buscando mejorar su forma física pueden optar por el trote continuo (8-13 km/h).

Correr y caminar son actividades poco costosas:

Sólo necesitamos el calzado adecuado y podemos ejercitarnos.

Correr nos permite adelgazar más rápido:

Suena lógico si pensamos que correr consume más calorías que caminar. Sin embargo, caminar  vigorosamente y a un alto  nivel de pulsaciones cardíacas nos acercarán bastante al consumo de un corredor. Caminar a paso acelerado quema aproximadamente el mismo número de calorías por kilómetro, aunque lleva más tiempo alcanzar la misma distancia.

Caminar lesiona menos:

al caminar no existe fase de vuelo por lo que se genera menos impacto y carga  en nuestras articulaciones. Esto reducirá el número de lesiones musculares y oseo esqueléticas asociadas a la actividad física.

Cualquiera puede caminar:

Caminar no requiere ningún entrenamiento previo. Cualquier día es un buen día para empezar a caminar incluso las personas que tengan problemas de salud como diabetes, osteoporosis, sobrepeso pueden y deben caminar.

Es muy difícil (por no decir imposible) sobre entrenarse caminando: muchos corredores presentan lesiones o sobre entrenamiento dadas las exigencias físicas que representa correr. Eso no ocurre al caminar.

Diferencias entre caminar y correr:

Intensidad:

Caminar: Es una actividad de baja a moderada intensidad, ideal para personas de todas las edades y niveles de condición física. Se considera un ejercicio suave para las articulaciones.

Correr: Implica una intensidad más alta y, por ende, quema más calorías en un período de tiempo más corto. Puede ofrecer beneficios cardiovasculares y ayudar en la pérdida de peso.

Impacto en las Articulaciones:

Caminar: Ofrece un impacto más suave en las articulaciones, siendo una opción amigable para aquellos con problemas articulares o lesiones previas.

Correr: Puede generar un mayor impacto, lo que puede ser desafiante para las articulaciones. Sin embargo, la calidad del calzado y la técnica de carrera pueden mitigar este impacto.

Consumo Calórico:

Caminar: Quema calorías, pero el consumo es menor en comparación con correr. Es excelente para mantener la salud cardiovascular y la pérdida de peso gradual.

Correr: Quema más calorías por unidad de tiempo, lo que puede ser beneficioso para aquellos que buscan una quema calórica más intensiva.

Tiempo Requerido:

Caminar: Puede requerir más tiempo para alcanzar los mismos beneficios cardiovasculares y de pérdida de peso que correr.

Correr: Permite obtener beneficios significativos en un período de tiempo más corto, lo que puede ser beneficioso para aquellos con horarios ajustados.

Beneficios Comunes:

Ambas actividades comparten beneficios notables para la salud:

Cardiovascular:

Ambas promueven la salud del corazón, mejoran la circulación sanguínea y reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Control de Peso:

Tanto caminar como correr pueden ser componentes efectivos para el control del peso y la pérdida de peso, dependiendo de la duración y la intensidad.

Mejora del Estado de Ánimo:

Ambas actividades liberan endorfinas, mejorando el estado de ánimo y reduciendo el estrés.

Beneficios Mentales:

Contribuyen a la salud mental, mejorando la concentración, la memoria y reduciendo el riesgo de problemas cognitivos.

Beneficios de caminar:

Para quienes no somos muy apasionados por el deporte, pero nos gusta vernos y sentirnos bien, sin duda caminar es la mejor opción, aunque no la única si se quieren cumplir metas exigentes, como bajar de peso rápidamente.

Ahora bien, no se puede considerar como actividad física con beneficios para la salud dar tan sólo unos cuantos pasos dentro de la casa o la oficina. Caminar requiere tiempo, recorrer largas distancias, tomar un poco de aire puro, aumentar y reducir la velocidad de acuerdo a nuestras necesidades y exigencias.

Diversos estudios realizados por especialistas demuestran que una caminata de media horaal día reduce las posibilidades de tener un paro cardiaco, así como prevenir la osteoporosis, mejorar la capacidad de concentración, disminuye los efectos del estrés y ayuda a dormir mejor.

Beneficios de salir a correr:

Dentro de las ventajas que proporciona salir a correr a quienes los practican es que mejora la resistencia aeróbica, por tanto aumentar la resistencia física, fortalecer los músculos y los huesos, ayudando así la evitar la osteoporosis, de la misma manera que el caminar.

Además, salir a correr reduce el riesgo de obesidad, ya que quienes corren suelen comer 200 calorías menos de aquellas que gastan mientras practican esta actividad física, de acuerdo con estudios científicos.

Asimismo, entre los beneficios de correr aseguramos que ayuda a mejorar la circulación sanguínea, reduce los riesgos de sufrir hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales y prevenir la diabetes tipo 2.

¿Cuál sería una rutina ideal para salir a caminar?

Comenzar caminando durante 15 minutos por una semana, luego la siguiente aumentar el tiempo a 25 minutos y a medida que pasan las semanas ir incrementando 10 minutos hasta que se llegue a una hora. Al hacerlo, ya fácilmente le vas incrementando la intensidad poniendo un poco de inclinación y algo más de velocidad.

Articulos Relacionados

4 comentarios en «Diferencias entre caminar y correr»

  1. Es apropiado que se dé difusión de estos temas que solemos soslayar a impulso de las «necesidades acuciantes» del mundo actual.

  2. Le doy gracias a dios, por permitirme salir todos los dias a caminar, con 52 años y no sufro ninguna enfermedad, mi medicamento es las caminatas, anímense a caminar. Gracias por esta pagina. bendiciones

  3. quiero que me expliquen que diferencia hay en hacer ejercicios en un gimnasio y salir a correr y hacer ejercicios a mano libre.

Los comentarios están cerrados.