Aceite de orégano como antibiótico

Jesus L. Rodriguez

antibiótico de aceite de orégano
¿Cuál sería el tratamiento para una infección bacteriana con aceite de orégano? (en caso no hubiera medicina convencional a mano)
Enviada por Angel

Hola Angel! Ante todo, gracias por tu consulta.

El orégano es considerado uno de los antibióticos naturales más potentes que existen. De hecho, cuenta con un excelente poderío para luchar contra bacterias, infecciones, hongos y otro tipo de problemas de similar índole.

Como tu señalas, su mejor uso es a través del aceite de orégano.

Este es un aceite que se compra ya extraído, ya que la obtención de los óleos esenciales de las plantas no es materia sencilla si no se cuenta con la tecnología apropiada.

Lo puedes usar en gotas, siguiendo la posología indicada, simplemente mezclándolo con agua, zumo o alguna infusión que ayude, además, al problema que quieres tratar.

Pero no solamente el poderío del orégano es el de un antibiótico natural. Su acción incluso puede ser buena para los oídos, a modo de remedio casero, o también para erradicar los piojos.

Del mismo modo que protege contra los virus, el aceite esencial de orégano ayuda a combatir los ataques de origen bacteriano. El organismo se fortalece frente a enfermedades tales como: infecciones urinarias, fiebre tifoidea, cólera, úlceras, infecciones de la piel, intoxicaciones alimenticias, etc.

Además de sus cualidades antibióticas, el aceite de orégano también es útil para aliviar el dolor, actuando como un excelente antiinflamatorio natural. Por ello es interesante su uso para tratar dolores propios de la artritis, reumatismo y los dolores musculares.

Uso interno:

El aceite de orégano se utiliza con éxito en el tratamiento de enfermedades de las vías respiratorias altas (de 1 a 3 cápsulas al día); está sobre todo indicado en espasmos bronquiales, asma y bronquitis.

Gracias a sus sustancias amargas, también se usa para tratar enfermedades estomacales, intestinales, diarrea, trastornos digestivos, gases, pérdida de apetito o cálculos de la vesícula biliar.

También se emplea para aliviar los calambres musculares, en las enfermedades nerviosas, como es el caso de esclerosis múltiple, y para el dolor de huesos y articulaciones.

Al ser ingerido este aceite, el cuerpo se libera de gusanos intestinales y cualquier otro tipo de parásito que lo haya invadido. Si se aplica externamente se pueden prevenir ataques de piojos, chinches, pulgas, mosquitos, etc.

Uso externo:

El orégano también alivia las alergias y las erupciones cutáneas.Aplicado sobre el pecho, el orégano ayuda a bajar la inflamación y a curar la hinchazón y el picor de mamas.

Los hongos son responsables de muchas enfermedades dañinas para el cuerpo. Causan infecciones en la garganta, la nariz, los oídos y la piel. Si se usa con regularidad, este tipo de aceite esencial puede ayudar a prevenir las infecciones fúngicas.

Aparte de los beneficios, señalamos  los efectos secundarios del aceite  de orégano:

–       Reduce la capacidad de absorber hierro, por lo que no re recomienda en anemias ni mujeres embarazadas. Estimula el flujo de sangre en el útero y puede debilitar la membrana que rodea al feto.

–       Pertenece a la misma familia que el tomillo, albahaca, menta o salvia, por lo que los alérgicos a estas plantas deben tener el mismo cuidado también con el orégano. Un síntoma a tener en cuenta es notar erupciones cutáneas o vómitos, por lo que se debe consultar con el médico.

Articulos Relacionados

Deja un comentario